Me atacó un troll

Hoy subí a Youtube el primer video de PapayaBanana, una iniciativa de educación sexual que desarrollé con unos amigos durante los últimos meses. Para atraer más público, lo compartí en Facebook. El primer comentario que recibí fue de un troll. El segundo también. Y el tercero. Ahí fue cuando cometí un error: borré los primeros dos comentarios. Mala idea. A un troll sólo le ganas ignorándolo, ya que buscan atención. Si les respondes, ellos ganan. Y si le borras los comentarios, uf, en vez de solucionar el problema, los enajenas. Sin embargo, como conocía a este troll –era sólo uno que había comentado 3 veces– le expliqué por qué le había borrado los comentarios. Error. Se puso a comentar como loco.

El troll en cuestión… es mi padre.

trollMi padre tiene la mala costumbre de despotricar contra los malos por Facebook. Los malos, en este caso, son la derecha, la oligarquía, los israelitas y el gobierno gringo. Y Piñera. Uf, si le carga Piñera. De todas formas, es bastante más sofisticado que el típico contacto que reenvía cadenas en contra de las farmacéuticas. Muchas veces, por ejemplo, comparte links interesantes.

Luego de subir el link al video, el primer comentario que recibí fue de él. Y era relativo a Piñera: “Elige prevenir enfermedades de transmisión sexual –Gobierno de Piñera”. Sí, tal cual.

Puede sonar hasta divertido, porque se parece al lema de la educación, o a algún otro lema que no recuerdo, pero quedaba un poquito fuera de conexto. ¿Le habrá parecido que el video parecía hecho por el gobierno de Piñera? De todas formas, como primer comentario del video, sólo confundía. Y si era un chiste, era malo.

El segundo comentario fue: “Papaya Banana… ¿es una alusión ambigua a los genitales?” A ver, cómo les explico, mi padre es un tipo inteligente. No le falta seso. Hizo la pregunta porque quería molestar, no porque no entendía.

El tercer comentario, que no borré, fue: “Sugerencia: consíganse a unos flaites de verdad para que expliquen lo que quieren promover y llegarán más rápido, de un modo más atractivo (con más humor) y a un porcentaje mucho mayor de la población en riesgo de.” Dejando de lado la terminología denigrante, me pareció una buena idea, así que lo dejé. Efectivamente, unos “flaites” podrían ser resultar más cómicos, y –de hecho– fue algo que habíamos pensado. Sin embargo, decidimos no hacerlo porque esperábamos enfocar este proyecto en toda Latinoamérica y no sólo en Chile. Usar terminología chilena en exceso atentaría contra ese objetivo.

De todas formas, a los tres comentarios les falta un “ubicatex“.

Luego de borrarle los dos primeros, contraatacó:

Comentario troll

Ingenuidad. Seguramente fue ingenuidad. (Le pusimos así porque “Banana” es la palabra usada en casi todos los países de Latinoamérica)

Comentario troll 2

Claramente se nos olvidó mostrar cómo se pone el condón. Menos mal que pude leer este comentario, porque de lo contrario lo olvidaría para los otros vídeos también.

Luego le respondí, olvidando la regla de oro número 1: no se le responde al troll…

Respuesta al troll 1

Su respuesta no se hizo esperar:

Comentario troll 3

Sí, eres un terrorista, y por eso tuve que neutralizar tus posts iniciales. O también puedes ser un guerrillero, en cuyo caso yo vendría a ser algo así como Pinocho.

Cerremos con su último confuso incidente y mi última operación anti subversiva:

Comentario de troll 4 y respuesta 2

Anti-terrorist operation successful.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s